Actualmente hay 25 invitados,



Martes, 24 abril
· FESTIVAL PANAMERICANO DE AJEDREZ PERUANO
Viernes, 20 abril
· CAMPEONATO PANAMERICANO U20
Sábado, 14 abril
· FIDE TRAINERS’ SEMINAR FOR FIDE TRAINER TITLES
Lunes, 09 abril
· DIEZ AJEDRECISTAS ECUATORIANOS VIAJARAN A TURQUIA
· SEMINARIO DE ENTRENADORES POR WGM MARTHA FIERRO - RECONOCIMIENTOS
· II TORNEO PRE-OLÍMPICO - RESULTADOS
Domingo, 08 abril
· SEMINARIO DE ENTRENADORES POR WGM MARTHA FIERRO - EXAMEN
Viernes, 06 abril
· SEMINARIO DE ENTRENADORES POR WGM MARTHA FIERRO
· MIGUEL MEDINA ALCANZO LA CORONA
· MARTHA FIERRO DICTARA SEMINARIO

Artículos Viejos

SEPULTAN AL GRAN CAMPEÓN DE AJEDREZ BOBBY FISCHER EN ISLANDIA

REIKIAVIK (Reuters) - La leyenda del ajedrez Bobby Fischer, quien murió en Islandia la semana pasada, fue sepultado el lunes en una ceremonia privada cerca de la ciudad donde consiguió su título del mundo al lograr una inolvidable victoria sobre el soviético Boris Spassky en 1972.

El portavoz de Fischer, Gardar Sverrisson, informó que el estadounidense fue enterrado el lunes por la mañana, en una ceremonia tranquila a la que asistieron algunos de sus amigos y su pareja, la ajedrecista japonesa Miyoko Watai.

El entierro y la ceremonia se llevaron a cabo en un día frío y soleado en un pequeño pueblo del sur de Islandia llamado Selfoss, que se encuentra a 60 kilómetros de la capital Reikiavik.

Una de las personas que asistieron, que prefirió no ser identificada, contó que Fischer había pedido que sólo un puñado de gente estuviera en su funeral.

El reservado final del ex campeón mundial de ajedrez contrastó con lo apasionada que fue su vida, dentro y fuera del tablero.

El antiguo niño prodigio se convirtió en el único campeón del mundo de ajedrez estadounidense cuando humilló al mejor jugador de la Unión Soviética, aunque pasó sus últimos años como un fugitivo de las autoridades del país que lo vio nacer.

Fischer murió a causa de una enfermedad no especificada el jueves en la capital islandesa, la misma que fue sede de su victoria sobre Spassky en 1972, en tiempos de la Guerra Fría.

Quien fuera catalogado de héroe y considerado por muchos como el mejor ajedrecista de la historia, Fischer, nacido en Chicago, entregó su título al campeón soviético Anatoly Karpov tres años después por no querer defenderlo.

Luego de años oscuros, desafió las sanciones de Estados Unidos derrotando nuevamente a Spassky en la vieja Yugoslavia durante la Guerra de los Balcanes.

De descendencia judía, Fischer denunció ser víctima de la conspiración de aquel pueblo. Asimismo, dijo que quería ver a Estados Unidos "aniquilado" después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Después de unos meses de cárcel en Japón, en los que su país trabajaba para conseguir su extradición, terminó por pasar sus últimos días como un solitario rebelde en Islandia.

El triunfo de Fischer sobre Spassky significó el final del dominio de los soviéticos en el ajedrez, quienes hasta 1972 solo habían dejado escapar dos títulos en 50 años de competición.

"MOZART"

El ajedrecista, quien también generó controversia con declaraciones antisemitas, recibió la ciudadanía islandesa en marzo del 2005, ocho meses después de ser detenido en Japón mientras luchaba contra una orden de deportación de Estados Unidos.

Fischer siempre tuvo una buena opinión de sí mismo. Consultado una vez acerca de quién era el mejor jugador del mundo, replicó:

"Es agradable ser modesto, pero sería estúpido si no dijera la verdad. Es Fischer."

No fue una afirmación vana. Considerado por muchos especialistas como el mayor genio natural del ajedrez que el mundo conoció, fue llamado "el Mozart del ajedrez" cuando comenzó a ganar a los seis años.

Fue campeón juvenil estadounidense a los 13 y campeón del Abierto de Estados Unidos a los 14, reteniendo el título cada vez que decidió defenderlo.

Fue el gran maestro internacional más joven de la historia, a los 15 años, ganando la calificación en su primer torneo internacional en Yugoslavia. Una vez derrotó a 21 grandes maestros consecutivamente.

Mientras la fama de Fischer creció, su temperamento se volvió más impredecible. Se retiraba de los torneos por lo que consideraba era mala iluminación o aire acondicionado.

Viejos amigos pintaron una imagen de un hombre solitario, que pasaba gran parte de su día en cuartos llenos de libros de ajedrez, naranjas y jarras de vitaminas, jugando ajedrez por su cuenta y leyendo revistas para mantenerse en contacto con la actividad que más amaba.

(Editado en español por Javier Leira)

Fuente: REUTERS

 
Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.